Hojas del Olmo

Para aquellos que están haciendo un buen trabajo, que están siguiendo la vocación de su vida y esperan hacer algo de importancia, frecuentemente en beneficio de la humanidad. A veces pueden tener momento de depresión, cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil y sobrepasa el poder de un ser humano.

Dr. Eduard Bach 

Cuando hablamos de Elm palabras como responsabilidad, autoexigencia y dedicación, deberían estar en la ecuación.

Podemos pensar que estos atributos no tienen nada de malo, de hecho incluso, podemos considerarlos como motor de éxito. Bien, muy probablemente sea así. Nuestra sociedad de hecho, valora muy positivamente este tipo de habilidades. Personas con estas características suelen llegar a puestos de mucha responsabilidad, por su capacidad de trabajo.

Como todo, el problema está en la intensidad.

¿Qué ocurre cuando nos exigimos más de la cuenta, cuando no podemos delegar trabajo y nos sobrecargamos de responsabilidades?

we

¿Cómo es Elm?

Son personas demasiado responsables y cumplidoras. Son muy perfeccionistas y metódicos, de ahí que les cueste delegar trabajo, pues prefieren hacerlo ellos a fin de garantizarse que todo esté tal y como debe estar. El error no tiene cabida para ellos.

Suelen venir de ambientes rígidos y controladores, donde su educación ha tenido como base la exigencia; y donde los logros se daban ya por supuestos.

Saber que siempre se espera lo mejor de ti, que serás perfecto y dominarás aquello que se te pida, es una presión importante. ¿Qué genera esto muchas veces? Inseguridad. Es muy difícil poder dominarlo todo en todo momento; por lo que el temor a no estar a la altura, está presente en ellos.  Si a esto le sumamos el miedo a cometer errores, entendemos los altos niveles de estrés y ansiedad, con los que tiene que lidiar un Elm.

Este nivel de estrés y exceso de responsabilidad, puede llevarlos al desbordamiento, al cansancio o incluso a la depresión. Su excesiva rigidez mental puede cursar en estos casos con pensamientos invasivos y rumiativos del tipo “¿Y si me he equivocado?… Tenía que haberlo revisado otra vez… Mañana lo miro… Mejor lo rehago de nuevo..”

Tienen una marcada necesidad de controlar todos los pequeños aspectos de una tarea, lo que puede llegar a limitarlo incluso, en la consecución de un objetivo mayor. Se entretienen con la intensidad de un punto rojo, teniendo que crear 1000 puntos rojos más.

Podemos ver que se trata de personas muy conectadas con su parte mas “cerebral”, pero, ¿qué ocurre con la parte emocional? Podríamos decir, que dedican todo su tiempo y su energía, hacia sus responsabilidades externas, y no tanto a lo que dicta su corazón. Ocurre que muchas parejas de Elm se quejan de que parece que nunca tienen tiempo para la familia, que siempre están ocupados.

Para los Elm, el amor, no suele estar en los primeros escalones en su lista de prioridades.

¿Cómo puede ayudarles la toma de la esencia?

Puede ayudarles a ver los problemas en su justa medida, enfrentándose al trabajo siendo más conscientes de dónde está el límite, sin añadirse más responsabilidades de las estrictamente necesarias.

Para ello deberán cambiar algunas creencias y redefinir sus conceptos de responsabilidad, obligación o deber. También podemos añadir flores como Walnut y Pine para reforzar su trabajo terapéutico.

¿Quién más puede beneficiarse de la toma de Elm?

Toda aquella persona que se encuentre desbordad por las circunstancias, o que haya alcanzado un importante nivel de ansiedad.

Muchas veces queremos hacer tantas cosas, que intentamos llegar a todo sin medir el tiempo necesario para ello, incluso a costa de nuestro descanso. Nos cargamos de más responsabilidades de las que nos tocan, y en nuestro intento de llegar a todas ellas, nos estresamos.

Sabemos que un estrés sostenido en el tiempo favorece estados de ansiedad, así como agotamiento físico y mental; factor que precipita la aparición de muchas enfermedades.

Elm puede ayudar en esos casos de estrés. Es importante saber que el estrés tiene múltiples manifestaciones, por lo que debemos dar las flores correspondientes en función del estado de la persona. Por ejemplo; añadiremos Olive para el agotamiento crónico asociado a estos cuadros. Si la persona comienza a verse insegura o indecisa, pondremos Larch o Scleranthus. Si hay irritabilidad, Willow, Holly o si aparece el desánimo Gentian.

En definitiva; importante no olvidarnos de Elm como herramienta de ayuda, cuando el estrés y el desbordamiento, llamen a nuestra puerta.

Category38 Esencias

silueta-persona

Soy Mónica Pinzón: psicóloga y terapeuta floral certificada con años de experiencia. Comprueba cómo con las flores de bach y mi terapia te ayudamos día a día. Aprovecha la primera consulta gratuita.